¿SE TOMA BIEN LA TENSIÓN?

La automedición de la presión sanguínea, cuando se realiza en la intimidad del hogar, es muy eficaz para diagnosticar la hipertensión arterial y también para controlarla. Les ofrecemos algunos consejos para realizarlo del mejor modo.

La mayoría de las personas consideran que controlar la presión sanguínea es algo que realiza el médico en su consultorio o una enfermera en el hospital, pero en realidad la mejor forma de predecir el riesgo de un accidente cerebrovascular o un ataque cardiaco es el control sistemático en el hogar. De acuerdo a un estudio del Instituto Nacional de Salud y Bienestar (Finlandia) “el control en el hogar proporciona más mediciones sin “efecto de bata blanca” (aumento de la ansiedad y nerviosismo durante la consulta ante el facultativo) mientras que en su casa, el paciente se siente más relajado, obteniendo valores que reflejan mejor su presión real”.

El equipo del doctor Teemu Niiranen, ha concluido que medir la presión uno mismo en ambiente relajado, en comparación con hacerlo en el consultorio, predice con mayor precisión los problemas asociados con las cardiopatías. El “efecto de bata blanca” puede distorsionar las mediciones de la presión arterial y consigue que la tensión de un paciente, se eleve sobre 40 mmHg (milímetros de mercurio o unidades de presión), por encima de la real. “Se recomienda tomar la presión arterial al menos una vez al año a partir de los 40 años.

Antes de esa edad basta con los valores que puedan tomar en ocasionales visitas al médico”, señala el doctor Pedro Aranda, miembro de la SEH-LELHA. Los niveles normales de presión arterial establecidos por consenso se han fijado en 140 mmHg para la sistólica o máxima y 90 mmHg para la diastólica o mínima. Según la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA), la automedición de la presión arterial (AMPA) es muy eficaz para diagnosticar la hipertensión arterial (HTA), tanto que podría evitar un 20-30 por ciento de las decisiones clínicas inadecuadas.

CUMPLIMIENTO TERAPEÚTICO Y CONTROL Además, el uso sistemático de esta medida domiciliaria ayuda a solucionar dos de los principales problemas en los pacientes ya diagnosticados como hipertensos: el cumplimiento terapéutico y un adecuado control de su dolencia. Para realizar una buena medición de la presión arterial la SEH-LELHA aconseja:

● Elegir un ambiente tranquilo y sin ruidos y en el que la temperatura sea agradable.

● No hay que medirse la presión en situaciones incómodas como sentir frío o estar en un estado de ansiedad, estrés o dolor.

● Si se mide la tensión por la mañana, hay que hacerlo antes del desayuno y de tomar cualquier medicamento.

● Si efectúa la medición por la noche, hay que controlar las cifras arteriales siempre antes de la cena y de tomar medicamentos.

● La relajación física es fundamental para no alterar los datos, por lo que es recomendable no utilizar el tensiómetro después de realizar ejercicio físico.

● Evitar el consumo de café, tabaco o alcohol, al menos 30 minutos antes.

● Hay que esperar dos horas para tomarse la tensión después de una comida copiosa.

● Procurar tener vacía la vejiga antes de realizar la medición.

● Reposar sentado al menos cinco minutos antes de la medición.

● Una vez que se tiene instalado correctamente el aparato en el brazo, no hay que cruzar las piernas, ni llevar ropa que oprima, y apoyar la espalda junto al respaldo del asiento.

● Los pies deben apoyarse en el suelo y conviene poner una almohada o toalla debajo del brazo, dejándolo descansar al nivel del corazón.

● Los valores deben ser recogidos y apuntados en casa dos veces al día (mañana y tarde) durante siete días seguidos. Para realizar la automedición, SEH-LELHA finalmente también aconseja usar aparatos electrónicos validados clínicamente y automatizados al máximo y que sean sencillos de utilizar.